Un día con… Xavier Musach

En una empresa líder, como es Moretó, el departamento de calidad es clave para conseguir la excelencia en harinas.
Las harinas se elaboran a partir de diferentes tipos de trigo, y es por ello que hay que revisar el suministro y la calidad del trigo, que depende de la producción de ésta.

Xavier Musach, ingeniero técnico agrícola, nos explica cómo es su día a día en la empresa Moretó:
“Lo primero que hago al llegar a la fábrica, es mirar el orden de producción del día anterior, del stock de trigo y harina.
Después me ocupo de coordinar el trabajo del día, el cual consiste en entrar en el laboratorio y mirar el peso, la humedad y proteína del trigo. También hacemos una simulación de la fábrica en pequeño, para comprobar que todos los procesos se hacen correctamente.”

Nos cuenta Xavier que uno de sus principales retos que se encuentra en su trabajo es el cambio de cosecha del trigo de un año para el otro. Tiene que analizarlas y compararlas con las del año anterior, identificar si son variedades nuevas, y en ese caso, garantizar la calidad de la harina realizando las modificaciones necesarias para la producción.
“El mercado en el que estamos es un mercado que cambia rápido, por lo que hay que potenciar lo que está en tenencia y ser lo suficientemente ágiles para moverse con el mercado y conseguir el mejor resultado.”, afirma Xavier.

¿Cómo ha evolucionado tu trabajo des de que empezaste hasta ahora?
“Antes hacíamos todos los papeles por escrito, ahora todo tiene que tramitarse a través del ordenador, ya que la mayor parte de los procesos están informatizados. A través del número de lote podemos saber cuándo se fabricó, cuántos kilos de trigo han entrado en fábrica; el número de kilos de trigo que hay en cada silo.”

Si podemos extraer una buena conclusión del trabajo de Xavier es que el control en los procesos y la trazabilidad de todas las materias primas es garantía de calidad para nuestras harinas extraordinarias.