Un día con….Martí Moretó

Fills de Moretó es una empresa líder del sector que además tiene un fuerte vínculo histórico y cultural como nos transmite en esta entrevista la quinta generación de esta família harinera.

Estrenamos sección «Un día con … Martí Moretó»

 

La historia de Fills de Moretó es un claro ejemplo de la industrialización de este país y así nos lo cuenta Martí:

«Antes estaba el “hereu” de cada casa de campo. A partir de la compra de una máquina de vapor, mis antepasados ​​comenzaron a innovar haciendo un nuevo negocio. Empezaron a hacer leña y paralelamente harina y al ver que ésta  era más rentable dejaron de lado el negocio de la leña. »

Martí, después de cursar los estudios de Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos y trabajar durante un tiempo en América del Sur, reorientó su carrera formándose a uno de los mejores centros de formación especializados en harinas del mundo, la escuela de molinería de St. Gallen, en Suiza, implicándose a fondo en el negocio familiar.

 

– Aunque puede parecer que el mercado de la harina no ha variado demasiado a lo largo del tiempo, consideras que lo ha hecho de golpe en las últimas décadas?

Por supuesto, hace 50 años había 2.000 harineras y ahora quedan 100, se ha concentrado todo  siguiendo el mismo patrón de las panificadoras. El hecho de tener fábricas colosales menudo hace que el trato con los clientes no sea tan cercano y se descuide la creciente exigencia del sector al que nos dirigimos.

Hay panaderías que innovan día a día, con nuevos procesos y productos, y queremos acompañarlos con esta investigación y este trabajo constante. Es por eso que somos versátiles y trabajamos tanto para pequeños artesanos como para grandes grupos.

 

– Los panaderos cada vez ofrecen más variedad de productos en tendencia con el mercado, se ha notado este aumento en la demanda de harinas especiales?

Nuestro cliente se mueve con las tendencias que predominan en el mercado, como la de búsqueda de panes más saludables por ejemplo y es por ello que nos pide variedades de harinas leguminosas, integrales, subproductos para hacer panes diferentes.

Hoy en día la nutrición se vuelve a tener en cuenta y buscamos un balance de hidratos de carbono, vitaminas, contenido mineral. Añadimos cereales que también son necesarios para la actividad diaria.

 

-Cuáles son vuestros retos de futuro?

Crecer de forma consensuada con los clientes no es una tarea fácil pero creemos que con la constante formación de nuestro equipo y el servicio cercano es uno de nuestros retos asimilables.

La apuesta por la calidad y la investigación constante también es uno de los motores que queremos mantener a largo plazo y viendo cómo está funcionando la industria actualmente será residual aquellos que continúen haciendo siempre lo mismo y no tengan foco en la innovación.