Un día con…Manel Cortés

Una empresa con un departamento de I + D potente es el motor de cualquier compañía, y más si detrás encontramos a un profesional como Manel Cortés.

Como experto panadero, director del Gremio de Panaderos de la Provincia y asesor experto del sector de la panadería, le queremos preguntar cuáles son las 3 recomendaciones que le daríamos a un comprador para detectar una harina de alta calidad.

Manel nos responde: «Lo primero que debemos saber para poder recomendar una harina u otra es conocer para qué elaboración necesitan los profesionales la harina, qué tipo de instalación tienen y qué proceso seguirán (si es pre-cocido, congelado, de proceso directo …).

Qué debemos sentir cuando la tocamos?

A través del tacto podemos notar si se apelmaza y ver algunas diferencias. En el caso de una harina de fuerza, el hecho de que tenga menos almidón se traducirá en una harina menos compacta.

 

Como debe ir empaquetada?

Es importante que el saco de harina sea hermético para asegurar su conservación y calidad. Los sacos de 25 kg con válvula y cierre son un aval de calidad. El lugar donde almacena cada panadero su harina es clave para que se conserve en estado óptimo y no tenga ningún problema a la hora de utilizarla.

En Moretó además utilizamos un código de color para cada variedad de harina con el fin de simplificar su reconocimiento a primera vista en el obrador.

En resumen, para conocer las necesidades de nuestros clientes, primero debemos saber cómo hacen su pan o bien como querrían hacerlo, y así poder adaptar una solución personalizada para cada uno de ellos.

Cada día, Manel y su equipo, como si se tratara de un laboratorio de panes, optimizan procesos y recetas a partir de las principales materias primas, para conseguir la excelencia en calidad.