Blanca Navidad en el mundo

Ya ha llegado la Navidad, esa época del año llena de magia y amor.

Paseamos por las calles adornadas de luces, las casas ya tienen sus árboles decorados y los regalos están envueltos de ilusiones y sueños. Pero, sin lugar a duda, uno de los grandes protagonistas de estas fechas son los dulces navideños que llenan las mesas de todas las comidas y cenas.

Tenemos unos dulces gastronómicos navideños muy típicos que no pueden faltar a la mesa. Turrones, mazapanes, neulas o mantecados son solo algunas de las alternativas que siempre han estado presentes en estas fechas.

Pero si estas Navidades quieres buscar alternativas diferentes, solo hay que dar una vuelta al mundo,para descubrir la variedad de dulces típicos de cada país, y hoy, queremos compartir con vosotros los más deliciosos.

La primera parada la hacemos en Alemania donde preparan unas galletas a base de harina, huevo, azúcar y un toque de anís llamadas Springerle. Lo más especial de estas galletas son sus relieves, que impresionan nada más verlos.

En Francia endulzan su cena de nochebuena con un postre muy estético y decorado, el tronco de Navidad, o como ellos lo llaman le Bûche de Noel.  De forma muy similar al brazo de gitano, este esponjoso bizcocho se prepara con  base de crema de mantequilla de chocolate para darle el aspecto de un tronco de madera.

Similar al Panettone pero con una forma más ovalada, en Irlanda encontramos el Plum Pudding, el dulce perfecto que refleja el espíritu navideño. Se elabora a base de frutas y frutos secos, aunque en algunas recetas se le añade un toque de brandy o cerveza negra. Antiguamente se dejaba colgado de un trapo durante varias semanas para reforzar así su sabor.

Otro dulce original y que nos hace la boca agua es el Makoviec, originario de Polonia. Elaborado a base de ingredientes poco comunes como la crema de semillas de amapola, naranjas, nueces y licor de amaretto, crea una explosión de auténticos sabores.

En la región de Bélgica se origina el Cougnou o también llamado pan de Jesús. Este original brioche tiene una forma similar a la de un bebé enrollado en una manta, como si fuera el niño Jesús, y tiene la peculiaridad de acompañarse con una figura o un huevo duro.

Como buenos amantes de las trenzas de chocolate, no podíamos dejarnos el postre típico de Estonia, el Kringle. Un pastel de brioche que se le da inicialmente forma de trenza para terminar creando una corona de navidad.

Si cruzamos el charco también llegamos a los dulces más típicos de los países que celebran unas Navidades con sol y calor. Por ejemplo en México es tradición la elaboración de unos dulces buñuelos para las fechas navideñas. Su preparación es a base de miel y canela.

Para terminar con esta deliciosa lista queremos hacer parada del viaje en Filipinas donde elaboran un típico dulce a base de arroz y coco llamado Bibingka. Es un pastel con una textura esponjosa y con un sabor muy dulce.

 

Felices y dulces fiestas a todos!